Qali Warma

Arequipa: Alimentación nutritiva y saludable de Midis Qali Warma brinda un mejor futuro

11 octubre, 2019

Afirma Cesar Saxi Calachua, usuario de 16 años que estudia en el CERFA “Allin Yachayhuasi” – Tolconi”, ubicado a más de 4 mil m.s.n.m.

Arequipa: Alimentación nutritiva y saludable de Midis Qali Warma brinda un mejor futuro

Uno de los momentos más difíciles para mi padre y madre fue sin duda vernos, a sus hijos, marcharse de casa. Sin embargo, cuando esta partida es para mejorar su futuro, la situación se hace menos dolorosa.

Me llamo Cesar Wilfredo Saxi Calachua, tengo 16 años y soy usuario del Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social y estudio en el colegio CERFA “Allin Yachayhuasi” – Tolconi”, ubicado a 4 700 metros sobre el nivel del mar, y te contaré como llegué a este CERFA, el más alto del mundo.

Recuerdo que hace 4 años, mi padre me levantó muy temprano a pesar del inclemente frío y juntos iniciamos la caminata desde mi estancia en Checotaña hacia el anexo de Tolconi, ubicado en el distrito de Chachas. Fueron 12 horas de camino, era una verdadera travesía, cruzamos la inmensa pampa cubierta por capas de hielo. A lo lejos yo escuchaba silbidos que cambiaban de tono dependiendo de la intensidad del viento; mientras que, las vicuñas nos observaban con atención. A pesar de los temores ante lo desconocido y la lejanía entre mi hogar y el colegio, mi padre me sonreía con la ilusión de que su hijo tenga un mejor futuro.

Cuando llegué, recuerdo que me veía invadido por el cansancio, pero a la vez, motivado al ver las caritas sonrientes, esperanzadas y ansiosas de mi nueva familia, jóvenes como yo, que provenían de Ojullo, Chua, Nahuire, Llayculle, Sihuincha y Rio Grande, estancias tan lejanas como mi hogar.

Los CERFA son centros rurales de formación y alternancia del nivel de educación secundaria que nos permiten a los adolescentes del ámbito rural tener acceso a la educación. Contamos con una residencia de 15 días en la escuela y un horario académico de 12 horas pedagógicas de lunes a sábado, mientras que los otros 15 días realizamos proyectos productivos en nuestro medio socio-familiar. El mío se denomina “Comercialización de carne de alpaca”, para lo cual compro a la población de los alrededores de mi estancia y el dinero lo invierto para pagar mis estudios.

En nuestro colegio el programa Qali Warma significa un aporte para instaurar ese clima de optimismo a partir del oportuno abastecimiento de insumos como arroz fortificado, conservas de carne, pollo, pescado, leche, quinua, entre otros, que nos permiten a los 58 estudiantes acceder a desayunos, almuerzos y cenas con productos nutritivos que nos brindan energía para contrarrestar el intenso frío del lugar.

Fruto de nuestra energía es el vivero escolar, donde los estudiantes siembran y cultivan verduras orgánicas como la acelga, perejil, ajo, cebolla, lechuga, tomate, entre otros, que los utilizamos para complementar el desayuno.

Ahora, esas dificultades que teníamos para aprender se han superado, al punto que nosotros somos los más entusiastas en aprender y hacer de nuestra escuela un verdadero motor de desarrollo para nuestra comunidad.

De alguna manera todos hemos forjado una “familia” luchadora junto a nuestros monitores tutores, dirigimos nuestros esfuerzos hacia una sola dirección y se ve reflejado al haber ganado el primer lugar en la  Feria Escolar Nacional de Ciencia y Tecnología “EUREKA” al presentar el proyecto “Cocina ecológica multifuncional y económica” y nos iremos a concursar próximamente a nivel nacional.

Esta es mi historia, y como muchos busco un mejor futuro, ser un profesional comprometido con la educación de nuevas generaciones en mi localidad.

UNIDAD DE COMUNICACIONES E IMAGEN
Arequipa, 11 de octubre de 2019