Qali Warma

Huertos escolares y reciclaje, valioso aporte a los colegios

31 octubre, 2016

La creatividad no tiene límite y más aún cuando está acompañada de fomentar la cultura del reciclaje. Y es que en las instituciones educativas que reciben el servicio alimentario del Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma en Tacna, todos los empaques de los alimentos son convertidos por las hábiles manos de las docentes en verdaderas obras de arte.

Huertos escolares y reciclaje, valioso aporte a los colegios

El pequeño Javier aprende todo sobre las señales de tránsito en lo que antes fue una caja de leche vacía, Isabel guarda los cuentos que termina de leer en los envases de cartón que llegaron al colegio repletos de galletas, mientras sus demás compañeros toman asiento en pequeños y llamativos muebles hechos con latas también vacías de las conservas de pescado o pollo que consumieron durante el mes.

Esto es solo una muestra de lo que las docentes del distrito de Ciudad Nueva han elaborado con algo aparentemente inservible, pero que en sus manos se convierten en una pieza que ayuda al desarrollo motriz o intelectual de los niños y niñas.

Qali Warma entrega a los colegios alimentos como leche, galletas, arroz, azúcar, aceite, harina de trigo, de maíz, conservas de pollo, pescado, entre otros, y sus empaques se convierten en materia prima que puede ser utilizada para la elaboración de material lúdico, señalan las maestras de la institución educativa inicial Santísima Trinidad.

Ellas saben muy bien de reciclaje convirtiendo las latas de leche evaporada en maceteros que utilizan para cultivar las plantas que luego también son usadas como insumo para la preparación de alimentos.

En otros casos, estas mismas latas son utilizadas como porta colores para cada uno de los niños, mientras que las cajas de galleta se han convertido en elegantes coches para el juego de los pequeños.

En la institución educativa inicial N° 333 Jesús María, las profesoras elaboraron un juego de sala teniendo como base solo las cajas de leche y como tapiz las etiquetas de estos envases.

Cada mueble puede soportar con facilidad el peso de hasta dos o tres niños, lo que hace que se convierta en un espacio de juego ideal para los pequeños.

En tanto, en la institución educativa Sagrada Familia, las maestras decidieron utilizar las latas para elaborar hermosos banquitos y hasta una mesa de centro para las reuniones de los pequeños.

Las cajas de galletas también fueron empleadas por las profesoras de la institución educativa Luis Banchero Rossi de Alto de la Alianza. Aquí los salones de clase lucen adornados por elegantes organizadores para los cuentos, las fichas y las láminas, todos elaborados en base a las cajas de galletas que entrega Qali Warma.
Las cajas sirven además para elaborar pequeños circuitos en los que los niños pueden aprender todo sobre señales de tránsito y los medios de transporte.

CULTIVO

La cultura del reciclaje no fue lo único que promovió Qali Warma con su llegada a las instituciones educativas de la región. Los padres y maestros también quisieron ser parte del acompañamiento nutricional que reciben los niños de inicial y primaria de las más de 400 escuelas beneficiadas en Tacna.

Este entusiasmo los llevó a destinar un espacio al interior de sus escuelas para convertirlos en pequeños biohuertos de los que extraen los alimentos que día a día acompañan a los insumos que entrega Qali Warma y cuya mezcla da como resultado un desayuno nutritivo para los menores.

Los padres se encargan de preparar cuidadosamente la tierra, abonarla y convertirla en un campo fértil para el cultivo.

Los maestros junto a los niños realizan la siembra y diariamente se encargan del cuidado de sus parcelas.

Espinacas, rabanitos, zanahorias, acelgas, cebollines, tomates, hierbas aromáticas y vegetales diversos se cosechan de los biohuertos de los colegios para trasladarlos a las cocinas, donde las madres de familia preparan los desayunos de Qali Warma.

Así, la conserva de pollo y el arroz que entrega este programa social pasa a convertirse en el más delicioso arroz con pollo, mientras que la conserva de pescado aunada a las verduras puede convertirse en una rica torrejita, esto sin mencionar los tallarines verdes con espinaca o los riquísimos platos de arroz a la jardinera con chalona que preparan en diferentes planteles.

Todas las preparaciones son supervisadas por los monitores de gestión local que visitan a diario los planteles para asegurarse que la comida entregada ayudará a las niñas y niños a tener la energía necesaria para estar atentos durante toda la jornada escolar.