Qali Warma

Niñas y niños Ashaninkas, en el corazón del VRAEM, se alimentan con desayunos y almuerzos de Qali Warma

29 octubre, 2016

El consumo de los alimentos que entrega el Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma está generando un cambio en los niños y niñas del distrito de Pangoa, corazón del VRAEM, en Junín, y es que ahora están más atentos en clases.

Niñas y niños Ashaninkas, en el corazón del VRAEM, se alimentan con desayunos y almuerzos de Qali Warma

Dina Catongo Vega, maestra de la IE 31637 de nivel primaria, ubicada en la comunidad nativa Ashaninka de Yaviro, señala que desde hace tres años reciben el servicio alimentario y los resultados de una buena alimentación comienzan a notarse en el nivel de atención durante las clases.

Sus niños y niñas a diario inician sus clases cantando “…Opempe, opempe, otsiti, otsiti…” (Mi tucán y mi perro), melodía que la entonan con vigor y alegría, tras consumir sus variados y ricos desayunos que son preparados por las madres de familia de la comunidad.

Los desayunos de Qali Warma son elaborados a base de quinua, leche entera, conserva de pescado, conserva de pollo, harina de plátano y otros doce productos, los cuales son entregados periódicamente en las escuelas de las comunidades de Yaviro, Quiteni, Coriri,  Cachingarani, Boca Tincaveni, Puerto Shampintiari, Boca Anapati  y Valle Esmeralda, donde la pobreza extrema es el flagelo presente.

Hasta estas comunidades llegan los Monitores de Gestión Local del Programa Qali Warma de habla Asháninka para supervisar el servicio alimentario, tras dos horas de viaje desde la provincia de Satipo por vía terrestre y 14 horas en bote surcando el río Ene.

Pero el terreno y la espesura de la selva central, no son impedimento para utilizar los aplicativos informáticos como el AYZA-QW y el Sistema Integrado de Gestión Operativa (SIGO), que permiten verificar la entrega de los productos en las instituciones educativas y el cumplimiento de las etapas del servicio alimentario, todo en tiempo real.