Qali Warma

Robert, padre protector y superhéroe de las montañas que supervisa el servicio alimentario en las zonas más alejadas de Pallasca

16 junio, 2019

Con temperaturas por debajo de los cero grados para vigilar el servicio alimentario de 2 mil 302 niñas y niños, que estudian en las 45 instituciones educativas

Robert, padre protector y superhéroe de las montañas que supervisa el servicio alimentario en las zonas más alejadas de Pallasca

Robert Marco Eusebio Rosales, padre de dos niños y docente de profesión, lleva seis años trabajando como monitor de gestión local en la Unidad Territorial Áncash 2, del Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social.

Todos los días, sale a trabajar desde muy temprano, recorriendo montañas y sorteando abismos, con temperaturas por debajo de los cero grados centígrados, para llegar hasta las instituciones educativas más alejadas y verificar que el servicio alimentario se realice bajo los estándares de calidad e inocuidad que recomienda el programa en bien de los escolares usuarios.

Debe ausentarse de lunes a viernes, pues tiene bajo su responsabilidad  vigilar el servicio alimentario de 2 302 niñas y niños, que estudian en las 45 instituciones educativas de los distritos de Lacabamba, Pampas y Conchucos, de la provincia ancashina de Pallasca, llegando incluso a los centros poblados más alejados, donde el camino es tan agreste que no circulan vehículos y camina por horas para llegar a su destino.

En el lugar, se acerca al ambiente de preparación de alimentos y, dando el ejemplo, se viste de blanco colocándose el mandil, toca y tapa boca, que corresponden a la indumentaria adecuada para la manipulación de alimentos. Los miembros de Comité de Alimentación Escolar (CAE) hacen lo propio e inicia el ritual para la preparación del desayuno escolar, previo lavado de manos.

Lo siguiente, es uno de los momentos que más emociona a Robert, ver a los escolares desfilando por el ingreso del colegio, sonrientes a lavarse las manos, pues saben que las madres y padres de familia ya los esperan con el desayuno listo para ser consumido.

Su intervención ha permitido impulsar el modelo de cogestión y lograr el compromiso de los CAE para la mejora constante del servicio alimentario, todos preparan los alimentos dentro de la escuela, respetan las combinaciones establecidas y el horario de consumo.

“En cada estudiante, veo reflejados a mis hijos, cada realidad es distinta y en esta parte del país la pobreza y necesidad son muy latentes, por eso, sé que debo esforzarme al máximo para llegar a todas las escuelas y verificar que los productos que entrega el programa sean preparados en óptimas condiciones para que los estudiantes reciban una adecuada alimentación que les permita estar atentos durante toda la jornada escolar, porque solo con la educación podrán salir adelante”, remarca el monitor del MIDIS Qali Warma.

Esta es la historia de Robert, una de las tantas que sin duda existen en nuestro país, padres responsables y apasionados, comprometidos con su trabajo y con su familia, esforzándose por contribuir en la lucha contra la disminución de las brechas de pobreza y por una sociedad más justa e inclusiva.

Por todos los padres de familia, colaboradores del programa Qali Warma, que día a día dejan lo mejor de sí ¡feliz Día del Padre!

 

UNIDAD DE COMUNICACIONES E IMAGEN
Chimbote, 16 de junio de 2019